Té y poesíA

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

          

             La dinastía Tang (618- 907 d.C.) fue gloriosa en la historia de la China imperial. En este tiempo, tomar Té se convirtió en un estilo de vida adoptado por todos, comenzando así la época de oro de nuestra querida infusión.

Aunque la costumbre de tomar Té se originó al sur de China, para mediados de la dinastía Tang ya se consumía en todo el país gracias al rápido desarrollo del producto particularmente en términos de calidad y precio, además de lo fácil que era obtenerlo en esos momentos, por lo que el Té era apreciado por todos, desde la realeza y los nobles hasta la gente común. Todo lo que tuviera que ver con esta bebida se relacionaba con buen gusto y sofisticación.

Este contexto fomentó la composición literaria con el tema del Té. Gracias a esto uno de los grandes maestros llamado Lu Yu escribió lo que se considera la primera monografía sobre Té, “El Clásico de Té” (Cha Jing o Cha Chang).

No es de extrañarse que también se hayan escrito incontables poemas alabando esta mística bebida. Uno de los más famosos es el poema en forma de pagoda de Yuan Zhen, que escribió antes de la partida de su amigo Bai Juyi. Los poemas de pagoda son poemas que abren con un solo carácter como exordio y gradualmente se incrementan los caracteres  hasta que la última línea (en este caso) está compuesta de catorce ideogramas.

 


Yuan Zhen de la Dinastía Tang

Té: Poema de Pagoda

Fragantes hojas, tiernos retoños

El deseo de los poetas, amor de los monjes

Macerado en jade blanco y cernido en gaza roja

Infundido en caldero del color del oro, en un remolino, espuma de flores

De noche da la bienvenida a la brillante Luna, al alba disipa la bruma rosada

Pasado y presente, los que lo beben se sienten vigorizados y calma la resaca.

 

Este hermoso poema comienza por describirnos el aroma del Té y los pequeños retoños  con los que se producen los mejores Tés, lo que la hacen la bebida favorita de los poetas y los monjes. Después describe la preparación del Té, con detalles de cómo el dorado color parece pistilos de flores. Y aunque se disfrute a la luz de la luna o en el rocío de la madrugada, el Té es una bebida refrescante que limpia y reconforta, tanto en tiempos pasados como en nuestros días. Termina haciendo énfasis a su efecto benéfico para evitar o calmar la tan temida resaca.

Té, Poema de Pagoda

¡Sabiduría con 1200 años de antigüedad!

 

Oliva Medina
Tea Master
EURO TE
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone
Contacto