El Té y el vinO

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

     Pocos saben que el Té y el vino son bebidas muy similares, según los expertos son las únicas  bebidas que educan al paladar y por ello un sommelier profesional debe conocer también de Tés.

vino y te

 

Ambos productos tienen características definidas por el terroir en el que crecen; éste término de origen francés proviene del latín  terratorium y designa una extensión geográfica bien delimitada y homogénea (no necesariamente correspondiente a alguna división política) que presenta alguna particularidad llamativa en su producción agrícola.

El terroir determina las características especiales que la geografía, la geología y el clima de un determinado lugar le van a otorgar al producto final. Al mismo tiempo debe poseer una dimensión cultural que refleje directamente la sociedad humana que lo explota.

Por ejemplo el Té verde Long Jing se produce únicamente en el pueblo que circunda el Lago del Oeste o “Hangzhou”, en la provincia de Zhejiang, ya que sólo el Té que crece ahí puede llamarse así.  Aunque en china aún no es común el registro de  Denominaciones de Origen, es un hecho que nadie se atrevería a vender un Té (aún similar) con ese nombre si no creció y se manufacturó en esa región.

Al igual que el vino, los Tés tienen cosechas, tanto anuales (2013, 2014, etc.) como estacionales (de primavera, verano u otoño) y los expertos reconocen cuales son las mejores para cada tipo de Té. Por ejemplo, en el caso de los Darjeeling (Té de India), la primera cosecha del año (first flush) es muy apreciada y demandada en algunos países lo que hace que alcance precios muy elevados, algo similar a lo que ocurre con el Beaujolais Noveau, y en ambos casos no necesariamente son las mejores cosechas de ambos productos.

Así pues podemos encontrar como en los vinos, Tés de baja calidad a un bajo precio y otros de excelente calidad con el consabido aumento en el precio por kg. En los mercados de Té de China podemos encontrar Long Jing desde 20 usd el kg hasta 400 usd, y ambos son de la misma región.

Podemos encontrar Tés desde 5 usd el kg hasta ¡10,000 usd  el kg! y aunque para nosotros como occidentales se nos haga inconcebible pagar esa fortuna por un Té, si hay quien paga por un Té excepcional de ese precio. Como en los vinos hay botellas de vino tinto de 30 pesos y otras de 500,000 pesos.

Ambas bebidas tienen utensilios o envases especiales para la cata experta y en ellas podemos analizar su color, su aroma, su textura y por supuesto su sabor, encontrando sabores tan exóticos como cuero, tabaco, jengibre, epazote, champiñón, maderas, carne, lácteos, etc.

Te invito a que cuando vayas a tomar un Té puro (sin ningún sabor añadido),  que es el que educará a tu paladar, y de hoja entera y suelta, por supuesto, te detengas a apreciar su color, su aroma y sobre todo su sabor. Trata de identificar los elementos que se combinan para lograr un sabor determinado y sobre todo ¡disfrútalo solo o en compañía!

 

Olivia Medina
Tea Master
Euro te
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone
Contacto